Portada

A toda máquina sobre el camino de acero

FECOSA

EspecialCuadro de texto: De Cascajal a Caldera (1a parte)
Cuadro de texto: www.fecosa.net       Foto: Danny Mora-Reyes
Cuadro de texto: www.fecosa.net       Foto: Danny Mora-Reyes
Cuadro de texto: www.fecosa.net       Foto: Danny Mora-Reyes
Cuadro de texto: www.fecosa.net       Foto: Danny Mora-Reyes
Cuadro de texto: www.fecosa.net       Foto: Danny Mora-Reyes
Cuadro de texto: www.fecosa.net       Foto: Danny Mora-Reyes
Cuadro de texto: www.fecosa.net       Foto: Danny Mora-Reyes
Cuadro de texto: www.fecosa.net       Foto: Danny Mora-Reyes
Cuadro de texto: Bienvenidos a un nuevo recorrido por la historia de nuestro ferrocarril.
Cuadro de texto: Iniciamos nuestra caminata por los siguientes 19 kilómetros de la línea al Pacífico, saliendo de Cascajal de Orotina.
Cuadro de texto: La Estación de Cascajal, en el distrito de La Ceiba, es patrimonio desde 1995 del cantón de Orotina. Actualmente esta sin uso sección principal, aunque sus viviendas al oeste se encuentran habitadas.
Los rieles se notan oxidados, señal que hace tiempo no pasa un tren por ahí. Al principio se decía que una cuadrilla pasaba por este sector cambiando durmientes, pero parece que hace unos dos años que no recibe mantenimiento, y se mantiene unida básicamente por los durmientes de metal, que eran nada menos los antiguos postes de la catenaria del ferrocarril eléctrico.
Cuadro de texto: Saliendo de estación de Cascajal al oeste.
Cuadro de texto: Durante los primeros kilómetros, la línea se mantiene en buen estado, aunque tapada a veces; es una señal de que hace meses no se utiliza. Pero también que se está utilizando la trocha para el paso de automóviles. La vía se mantiene “amarrada”, con una combinación de durmientes de concreto, metal (de los postes de la antigua catenaria) y hasta de madera (muchos en muy mal estado). Los de madera están tan mal, que en algunos tramos, ya desaparecieron o quedan apenas rastros de su existencia, lo que facilitaría su robo. En este tramo, las casas son pocas y más bien lo que existen son fincas de repasto o bosque.
Cuadro de texto: www.fecosa.net       Foto: Danny Mora-Reyes
Cuadro de texto: www.fecosa.net       Foto: Danny Mora-Reyes
Cuadro de texto: www.fecosa.net       Foto: Danny Mora-Reyes
Cuadro de texto: www.fecosa.net       Foto: Danny Mora-Reyes
Cuadro de texto: www.fecosa.net       Foto: Danny Mora-Reyes
Cuadro de texto: www.fecosa.net       Foto: Danny Mora-Reyes
Cuadro de texto: Sector de durmientes combinados, metal y madera.
Cuadro de texto: Durmientes de madera en muy mal estado.
Cuadro de texto: Encontrando pocos daños en la vía, y en realidad con pocos robos de rieles y sin daños o invasiones, llegamos a la siguiente estación, Kilómetro 81. Es una estación de bandera que consiste únicamente en una plataforma.
Cuadro de texto: Estación de Kilómetro 81.
Cuadro de texto: Línea tapada por tierra y nulo balasto.
Cuadro de texto: Continuamos con la caminata, entre sectores con la vía en buen estado y otros tapada por tierra. Al menos podemos decir que no se necesita mucho para ponerla nuevamente en funcionamiento, porque se nota que no solo hace tiempo no pasa un tren por aquí, sino que tampoco ha recibido la más mínima visita de una cuadrilla a darle mantenimiento.
Cuadro de texto: Muro de contención, con una gran cantidad de balasto, muy raro que solo sea en este sector.
Cuadro de texto: Sector de vía tapada con tierra.
Cuadro de texto: Sector de vía en buen estado.
Cuadro de texto: De hecho, donde los durmientes son visibles, podemos ver que los de material metálico (restos de los antiguos postes de la catenaria del ferrocarril eléctrico) son los que mantienen la vía unida y en su lugar. Hasta el momento, la vía se mantiene unida y completa, aunque es inseguro que pase una locomotora por aquí, porque la mayoría de durmientes están destruidos.
PortadaEspecialParte 2Parte 3Parte 4